sábado, 18 de junio de 2011

En la ventisca, tu silueta


Guardé cada palabra tuya en un sobre blanco
con fotos nuestras (y retazos),
antes estaban esparcidas como hojas de otoño
en un cuadro oxidado.
Son ahora un mosaico de luces
que vuelven a darme el aroma de tus manos,
cuando en un tiempo lejano
plasmaste con ansias este amor incendiario.

A veces las leo, de noche, cuando palpita, en silencio,
el lucero más brillante que descubriste esa vez
cuando la distancia nos mantuvo inconstantes,
así rememoro los instantes, así dibujo tu silueta
que es la ventisca que entrega la cola
de este infinito cometa...

Es ahora la fiesta de tu pelo
y es también el suceso más eterno,
donde lo más recóndito de mi alma
dibuja en tu sonrisa nuestros anhelos.

4 comentarios:

MUCHITA dijo...

De quien seas...espero seas correspondido con la misma ternura.

Besos mil.

Rayuela dijo...

hermoso, como siempre


besos*

Anónimo dijo...

Es nuestro amor eterno :)

tu y yo, nadie más. Te amo.

Siempre en ti

CROMOSOME dijo...

inspira tus deseos en grandes remolinos que contengan esas hojas dispuestas en el centro… dejad fluir el viento de la locura y guardadlo también, pues mantendrá el espacio, tu espacio en un estado de profundidad y máxima elevación hacia el universo.

Genial, se desborda en tus líneas cuan profundidad.. saludos sebastian